Conecta con nosotros

Internacional

Entre pleitos y polémica, este sábado Trump cumple un año al frente de EU

Publicado

el

CIUDAD DE MÉXICO, 19 DE ENERO.- Este sábado, 20 de enero, se cumple un año de gobierno de Donald Trump como mandatario de Estados Unidos.

La victoria del magnate republicano, que periodistas y especialistas políticos califican de colérico, egocéntrico, poco apto para gobernar y machista, no fue parte de un reality show.

Desde la Casa Blanca, o de alguna de sus propiedades, el mandatario ha atacado a la prensa, a su excontrincante electoral Hillary Clinton, a las políticas de su antecesor Barack Obama, a los migrantes, a los países africanos y latinoamericanos, hasta a Corea del Norte.

Trump ha gobernado a “golpe de tuits”, con insultos y sin diplomacia, conforme a varios analistas.

Por ello, les mostramos algunas de sus ofensas “preferidas” en Twitter.

Cabe señalar que el diario The New York Times lleva un registro de las personas, lugares, acciones o cosas a las que el republicano ha insultado en la red social.

Asimismo, las palabras de carácter negativo o despectivo que el magnate ha compartido desde que anunció formalmente su candidatura a la presidencia, en junio de 2015 hasta el 3 de enero de este año.

Los términos más usados son: crooked (indecente) contabilizado 255 veces y usado, en su mayoría, para referirse a Hillary Clinton.

Bad (malo) fue utilizado en 141 ocasiones para aludir al sistema, los juicios, las políticas y claro, a su exrival demócrata.

Dishonest (deshonesto) apareció 107 veces en sus tuits para mencionar situaciones con medios de comunicación, políticos, jueces y, obviamente, Clinton.

Failing (fallido) fue parte de sus comentarios en la red en 102 ocasiones para hablar de los demócratas, medios de comunicación o la política sanitaria de Obama.

Dumb (tonto) aparece 47 veces; corrupt (corrupto) 25; loser (perdedor) 21; goofy (bobo) 19 y fool (loco) 17.

Mientras que otros de sus vocablos predilectos son disaster (desastre) e ilegal (ilegal), las cuales tuiteó en 47 y 28 ocasiones, respectivamente.

Sus tres personas en la mira, a las cuales ha gustado insultar, mencionar, culpar o criticar son: Hillary Clinton, Barack Obama y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

 

Aprobación por los suelos

Y gracias a lo anterior, podemos entender la razón por la cual Trump concluye su primer año presidencial con los índices de aprobación más bajos jamás registrados en los primeros 365 días en la Casa Blanca.

El presidente más impopular después del primer año, hasta ahora, había sido Bill Clinton, cuyo promedio fue diez puntos más alto, del 49 por ciento.

Así lo indicó la encuestadora Gallup, según la cual Trump registró una aprobación promedio del 39 por ciento, y 57 por ciento dice que desaprueba la gestión.

Recientes consultas indican que los estadunidenses lo consideran una figura que genera divisiones e incluso cuestionan sus aptitudes para gobernar.

La ciudadanía generalmente le da al nuevo presidente el beneficio de la duda, pero en el arranque de su mandato, los índices de aprobación no pasaron del 45 por ciento.

Lo anterior refleja que el magnate ha estado por debajo de los 40 puntos porcentuales más tiempo que ningún otro mandatario en su primer año.

Todavía hay esperanza, ya que la marca semanal más baja de Trump que registró Gallup fue del 35 por ciento.

Otros jefes de Estado tuvieron registros inferiores: Truman, Richard Nixon y Jimmy Carter alguna vez estuvieron por debajo del 30 por ciento.

Al respecto, una encuesta realizada por la Universidad Quinnipiac, publicada la semana pasada, revela que 63 por ciento de los encuestados cree que no es honesto; 59 por ciento que no tiene buenas habilidades de liderazgo y que no le importan los estadunidenses promedio.

Economía, uno de sus puntos fuertes

Ya si le buscamos puntos a favor, tiene uno.

De acuerdo con el Departamento de Trabajo de Estados Unidos la tasa de desempleo cerró diciembre de 2017 estable en un 4.1 por ciento, el nivel más bajo desde 2001.

La economía estadunidense está en su mes consecutivo número 87 de crecimiento constante, lo que marca un noveno año de recuperación, luego de la gran crisis económica que se desató en 2007-2008.

Incluso en la encuesta de Quinnipiac los participantes dijeron estar más proclives a señalar que Trump está ayudando a la economía: 37 por ciento opinó que lo hace, mientras que 29 dijo que no.

Pero, al margen de la economía, hay pocos temas en los que se resalte el trabajo del magnate.

El plan de salud ha sido un sector en el que se ha mantenido bajo continuamente.

La agencia Associated Press publicó que siete de 10 personas desaprobaron su manejo en esa área en una consulta realizada en diciembre junto a NORC.

Otra consulta de AP-NORC, llevada a cabo a fines del 2017, indicó que apenas 23 por ciento de la población considera que cumplió con las promesas que hizo en su campaña presidencial; 30 por ciento estima que intentó cumplirlas y no pudo y 45 por ciento que ni lo había intentado.

Más de la mitad opinaron que el país está actualmente peor que cuando Trump asumió.

 

¿Pacifista?

Y si pensamos en sus capacidades diplomáticas, las podemos resumir con este tuit:

Kim Jong-un dijo que el botón nuclear está en su escritorio todo el tiempo. ¿Podría alguien de su hambriento y mermado régimen decirle que yo también tengo un botón, pero que el mío es mucho más grande y más poderoso que el suyo, y que funciona?”.

En septiembre pasado, durante su estreno ante la Asamblea General de la ONU, Trump amenazó a Norcorea con la “destrucción total” si ponía en riesgo la seguridad estadunidense y remató llamando “hombre cohete” a Kim Jong-un, tras lo cual hubo respuestas y amenazas.

El cruce de insultos se repitió en noviembre, cuando en la recta final de su gira asiática, el magnate llamó “gordo y bajo” al Líder Supremo después de que los medios norcoreanos se expresaran del presidente norteamericano como un “viejo lunático”.

Desde entonces, como si fuera un pleito de estudiantes, o por lo menos a los ojos de los expertos, ambos chocan sin pensar que son los hombres que tienen en sus manos el mayor pulso nuclear del mundo.

Fuente Excélsior

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Presunto golpe de estado en Bolivia termina con la detencion de un jefe militar

Publicado

el

Por

EFE/AFP.- Juan José Zúñiga, general del Ejército boliviano, fue detenido tras ser señalado de liderar un intento de golpe de Estado en Bolivia, de acuerdo con lo informado por múltiples medios de comunicación locales.la dete

Su detención se llevó a cabo después de que el presidente Luis Alberto Arce Catacora denunciara movilizaciones irregulares de algunas unidades del Ejército, señalando a Zúñiga como el responsable principal de esta acción destinada a alterar el orden constitucional del país. 

Zúñiga fue capturado y conducido a un vehículo policial a las afueras de un cuartel militar. 

Previo a su detención, el presidente de Bolivia encabezó la posesión de un nuevo alto mando militar  tras el intento de un golpe de Estado en el país andino.

“¡Está detenido mi general!”, señaló el viceministro de Gobierno Interior, Jhonny Aguilera, según imágenes de la televisión estatal.

Acompañado del ministro de Defensa, Arce designó como comandante general del Ejército a José Wilson Sanchez Velasquez, en sustitución de Juan José Zuñiga.

¿Quién es Juan José Zuñiga? 
El comandante del Ejército de Bolivia, Juan José Zúñiga, perdió su cargo el martes 25 de junio tras una serie de amenazas contra el ex mandatario izquierdista. 

Zuñiga es un militar de alto rango, comandante general en Bolivia, que se opone a la candidatura de Evo Morales en 2025.  En declaraciones a la televisión el lunes, el militar había dicho que Morales “no puede ser más presidente de este país”.

La tarde de este miércoles, Zúñiga y quienes lo acompañan, ingresaron al Palacio Presidencial, frente a la plaza Murillo, en el centro de La Paz.

En entrevista con el medio boliviano El Deber, Zúñiga fue consultado sobre las reclamaciones que el ex presidente Evo Morales le hacía sobre una supuesta deliberación. 

“Soy un militar de honor que está dispuesto a ofrendar su vida por la defensa y la unidad de la patria. Nuestra patria, una vez más esta bajó el acecho de los enemigos internos y externos que buscan la división, la desestabilización y el odio entre bolivianos, para apoderarse de los recursos naturales en beneficio de intereses mezquinos y de grupos de poder que responden al caudillismo”.

Juan José Zúñiga Macías fue denunciado en años anteriores por un supuesto desfalco y también fue denunciado por el ex presidente Evo Morales como uno de los presuntos ejecutores del “plan negro”.

Durante su gestión en el Regimiento REIM-23 Max Toledo, entre 2012 y 2013, se conoció de un presunto desfalco de 2.7 millones de bolivianos que estaban destinados al pago de los bonos Juancito Pinto, Dignidad y viáticos. El hecho fue dado a conocer por el informe de un suboficial que estaba a cargo de la logística.

La resolución final de sanción emitida por la Dirección Jurídica del Ejército (DJE) 136/13 del Comando General estableció sanción para el coronel Zúñiga con siete días de arresto por el desfalco y falsificación de documentos relacionados a los descargos del pago de viáticos de la renta Dignidad, que debía pagarse en poblaciones rurales a personas de la tercera edad. El sumario también establece sanción a 13 uniformados.

En tanto, el 17 de octubre el expresidente Evo Morales denunció que existe un “plan negro” ejecutado desde tres ministerios para afectar su imagen e incluso atentar contra su vida.

Zúñiga sería, según Morales, uno de los jefes del grupo “Pachajcho” que se conformó en las FFAA para investigar y perseguir a dirigentes cocaleros.

“Hay que cuidarse del grupo Pachajcho, organizado desde el jefe del Estado Mayor del Ejército (Zúñiga). Miembros militares que están detrás de Evo, detrás de los dirigentes, persecución permanente. Cualquier momento este grupo Pachajcho del Ejército va a montar pruebas, quiero adelantarles, alertar al pueblo”, reportó Los Tiempos.

¿Qué pasó en Bolivia? 
El ex presidente de Bolivia,indicó que el intento del golpe de Estado se dio luego de un despliegue “irregular”  de tanques y militares fuertemente armados frente a la sede de Gobierno en la ciudad de La Paz.

El comandante general del Ejército de Bolivia, Juan José Zuñiga, amenazó con tomar la sede del Ejecutivo boliviano mientras se desplazaba en un tanque seguido de más vehículos militares que se movilizan de manera “irregular” en la plaza en la que se ubica la sede del Gobierno en La Paz.

Esta acción ya ha sido condenada por diferentes líderes de países sudamericanos, entre ellos el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien aseguró que:

“La Secretaría General de la OEA condena de la forma mas enérgica estas acciones del Ejército boliviano, el mismo deberá someterse a la autoridad civil como manda la Carta Democrática Interamericana”, afirmó Almagro.
Zuñiga nunca ocultó su oposición ante la candidatura de Evo Morales para el 2025. Anteriormente, el militar había dicho que Morales no puede volver a ser presidente del país.

Intento de golpe de Estado 

Ejército busca derrocar a Luis Arce
Luis Alberto Arce, recién electo nuevo mandatario, llegó a la presidencia de Bolivia en medio de un país dividido y con serias secuelas tras las manifestaciones que ocurrieron luego de que Evo Morales salió al exilio, esto tras ser criticado por su reelección ante unos comicios que no contaron con la aprobación de todos los bloques internos y de organismos internacionales.

Se reporta que el motivo de las movilizaciones irregulares del Ejército en Bolivia se dieron con el objetivo de derrocar al actual presidente del país. 

Arce es considerado por sus seguidores como uno de los artífices del denominado “milagro económico boliviano”, el cual consideró un restablecimiento en el mercado interno, junto con la estabilización en en la política cambiaria y el impulso a la nacionalización de varios sectores productivos, destacándose los hidrocarburos.

Sin embargo, estos aspectos son cuestionados por sus adversarios políticos, quienes afirman que la economía se sostuvo gracias a la productividad de los mismos sectores en vez de las gestiones realizadas por el gobierno

Arce no es considerado un hombre apegado a una doctrina de extrema izquierda.

Aunque es reconocido aliado de Evo Morales, desde que fue nombrado por el MAS en enero de este año como candidato a la presidencia, él ha mostrado ser más mesurado, por lo que se esperaba que fuera un líder conciliador ante una Bolivia que está en crisis social, económica y política.

Como parte de sus acciones irregulares, el Ejército amenazó con liberar a los presos políticos del país. 

“Vamos a liberar a todos los presos políticos  (…) Desde Camacho hasta los generales, los tenientes coroneles y los tenientes que están presos”, dijo Juan José Zuñiga.

Fuente: Milenio

Compartir:
Continuar leyendo

Internacional

Trump culpable, y ahora, ¿qué sigue?

Publicado

el

Por

Agencia.- La condena a Donald Trump del jueves es solo el paso más reciente en su odisea legal por el sistema judicial de Nueva York. El juez, Juan Merchan, fijó la fecha de sentencia de Trump para el 11 de julio. El expresidente podría ser sentenciado a un máximo de cuatro años tras las rejas o a libertad condicional.

Trump ya ha indicado que planea apelar, después de meses de criticar el proceso y atacar al fiscal del distrito de Manhattan que presentó el caso, así como a Merchan, quien presidió su juicio.

Sin embargo, mucho antes de que se admita ese recurso, Trump se verá envuelto en los engranajes del sistema de justicia penal.

Un informe de presentencia hace recomendaciones basadas en los antecedentes penales del acusado —y previo a este caso Trump no tenía antecedentes—, así como en su historial personal y en el delito en sí. El expresidente fue declarado culpable de falsificar registros comerciales en relación con un pago de 130.000 dólares a Stormy Daniels, una estrella del cine porno que dice haber mantenido una breve relación sexual con Trump en 2006, a fin de comprar su silencio.

En la entrevista previa a que se dicte sentencia, un psicólogo o trabajador social del departamento de libertad condicional también podría hablar con Trump en una entrevista durante la cual el acusado puede “tratar de causar una buena impresión y explicar por qué merece un castigo más leve”, según el Sistema Judicial Unificado del Estado de Nueva York.

El informe previo a la sentencia también puede incluir presentaciones de la defensa, y puede describir si “el acusado está en un programa de asesoramiento o tiene un trabajo estable”.

En el caso de Trump, por supuesto, está solicitando —por así decirlo— un trabajo estable como presidente de Estados Unidos, en una campaña que puede verse complicada por su nueva condición de delincuente. Es probable que Trump tenga que presentarse periódicamente ante un agente de libertad condicional, y podrían imponérsele normas para viajar.

No existe ninguna prohibición legal para que Trump se presente a las elecciones presidenciales siendo un convicto, ni siquiera para que ejerza como presidente. Votar —por sí mismo, presumiblemente— sería más complicado: Trump está registrado como votante en Florida, donde se exige a los delincuentes que cumplan toda su condena, incluida la libertad condicional, antes de recuperar el derecho al voto. A pocos meses de las elecciones, parece poco probable que Trump pueda cumplir su condena antes de esa fecha.

Trump fue condenado por 34 delitos graves de clase E, el nivel más bajo de Nueva York, cada uno de los cuales conlleva una pena potencial de hasta cuatro años de prisión. La libertad condicional o el confinamiento domiciliario son otras posibilidades que Merchan puede considerar.

Dicho esto, el juez ha indicado anteriormente que se toma en serio los delitos de cuello blanco. Si impusiera penas de prisión, probablemente lo haría de forma concurrente, lo que significa que Trump cumpliría condena por cada uno de los cargos por los que fue condenado simultáneamente.

Si, por el contrario, Trump fuera condenado a libertad condicional, existe la posibilidad de que sea encarcelado si se descubriera que ha cometido otros delitos. Trump, de 77 años, se enfrenta actualmente a otros tres casos penales: dos federales, relacionados con el manejo de documentos clasificados y sus esfuerzos para anular las elecciones de 2020, y un caso estatal en Georgia relacionado a la interferencia electoral.

Incluso antes de la sentencia, se espera que el equipo legal de Trump interponga una apelación, un procedimiento sencillo que, sin embargo, debe resolverse con celeridad .

Dado que fue condenado por delitos no violentos, es poco probable que Trump sea encarcelado en espera de la sentencia, la cual también podría ser suspendida durante la apelación. Esto podría retrasar la sanción más allá del día de las elecciones, ya que la vista y el fallo de la apelación podrían tardar meses.

Fuente: New York Times

Compartir:
Continuar leyendo

Facebook

RECIENTE

LAS + DESTACADAS

CONTACTO: contacto.5topoder@gmail.com
Tu opinión nos interesa. Envíanos tus comentarios o sugerencias a: multimediaquintopoder@gmail.com
© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo.