Conecta con nosotros

Nacional

Los mesías, los traidores, los mentirosos y los ilusos me repugnan: Javier Sicilia fustiga a AMLO

Publicado

el

Este martes, el poeta y activista Javier Sicilia publicó una dura carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que le reprocha su fallida estrategia de seguridad en la que “se puso a abrazar a los criminales” y “prefirió la muerte”, en alusión a las más de de “170 mil víctimas” que ha cobrado su sexenio, y en la que llama a la unidad del pueblo mexicano ya que afirma si bien esto requiere intervención del estado lo que sucede en México es cuestión que compete a toda la nación.

En este orden, el escritor concede una entrevista para un medio nacional en la que además de lo ya mencionado en su carta hace categóricamente un llamado a las nuevas candidatas a la presidencia para que no caigan, una en el secuencialismo y a la otra en el trillado de promesas sin estrategia.

Aquí la trascripción completa de la carta de Sicilia

“Te lo dijimos”


«Hace mucho que no te escribo. La última vez que lo hice fue en marzo de 2022, hace casi dos años. Volver a hacerlo era inútil. Me di cuenta de que, como el cantinero de La caída de Camus, sólo “conoces el silencio de los bosques primitivos” y el enfado frente a cualquier “lengua civilizada”; una especie de “Cromañón extraviado en la torre de Babel” que “sigue su camino sin que nada le estorbe”.

«Si lo hago de nuevo ahora es únicamente para decirte, en nombre de las víctimas, las palabras, nada gratas, que los mexicanos solemos decir cuando algo ya no tiene remedio: “Te lo dijimos”.

«Lo hago también para hacer memoria y, a través de ella, advertirles a las candidatas a la presidencia que, de no atender seria y de manera prioritaria la tragedia humanitaria que vivimos, perderemos el país por completo: la democracia es una entelequia bajo condiciones de inseguridad, sufrimiento y violencia extremas y con un Estado capturado hace mucho por el crimen organizado.

«Eso mismo te dijimos cuando, en marzo de 2018, te reuniste conmigo y Jacobo Dayán en las oficinas de Alfonso Romo y te propusimos y te explicamos la necesidad de crear una política de Estado basada en la Justicia Transicional para enfrentar la tragedia (recientemente la revista Conspiratio conspiratio.mx, dedicó su número a ella, como una botella lanzada al mar). Recuerdo que nos dijiste:

«”Yo sé qué hay que hacer para sacar adelante este país, sobre este asunto, no sé nada. ¡Ayúdenme!“. “Por supuesto, Andrés —respondí—, pero primero gana la Presidencia y nosotros te ponemos a un grupo de expertos para desarrollarla”.

«El 8 de mayo de ese mismo año, en la reunión pública que las víctimas tuvimos contigo y con los candidatos de entonces en el museo Memoria y Tolerancia, reiteraste que la llevarías a cabo.

«El 14 de septiembre, ya como candidato electo, refrendaste el compromiso en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco. Probablemente la indignidad de tu memoria dirá que mentimos. Pero todo está en YouTube. Ese mismo día, instruiste a quienes serían tu secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y tu subsecretario de Derechos Humanos de esa institución, Alejandro Encinas, a que trabajaran con nosotros.

«El 21 de noviembre, Jacobo Dayán reunió a un conjunto de expertos en la materia y de víctimas para trabajar la propuesta con Encinas y su equipo. Los documentos, que tienes y quién sabe en qué lugar del desorden de tu cabeza y tu escritorio enterraste, se encuentran en https://cmdpdh.org/2022/12/16/ propuesta-ciudadana-para-la-construccion- de-una-politica-sobre-verdad-justicia-y-re- paracion-a-las-victima-de-la-violencia-y-de- las-violaciones-a-derechos-humanos.

«Al final, como ya es costumbre en ti, mentiste y traicionaste: esa política nunca estuvo en los 100 puntos del programa de gobierno que leíste en la Plaza de la Constitución el 1 de diciembre. La redujiste a una Comisión de la Verdad para Ayotzinapa, coordinada, contra todo sentido de la Justicia Transicional, por Encinas, lo que ha redundado en el fracaso.

«Para colmo, no sólo te pusiste a abrazar a los criminales, sino que llevaste el sueño de Calderón y Peña Nieto a un extremo insólito: entregaste a las Fuerzas Armadas el control de muchas instituciones civiles y buscas a toda costa desmantelar las instituciones que las víctimas creamos con nuestra propia sangre. Si no eres un dictador, tu megalomanía se asemeja bastante a la de ellos.

Del 23 al 26 de enero de 2020, a raíz de la masacre de la familia LeBarón, cuando tu desprecio por las víctimas había cobrado ya 53 mil personas asesinadas y más de cinco mil desaparecidas, marchamos de Cuernavaca a Palacio Nacional llevando con nosotros los documentos traicionados.

Buscábamos una explicación y un diálogo abierto. Tu respuesta fue el desprecio, “me dan flojera”, “son un show”; “no voy a manchar la investidura”, etc., y, al llegar a la plancha del zócalo, había un grupo de choque, cuyos insultos eran de una indignidad repugnante. Tu entonces subsecretario de Gobierno, de cuyo nombre no quiero acordarme, tuiteó: “A chillidos de marrano, οίdos de carnicero”.

Nunca sabremos el motivo de tu traición y desprecio.

Sea el que sea, lo cierto es que al final de tu sexenio has fracasado y, como tus antecesores y la mayoría de los criminales en México, terminarás impune. Llevas contigo no sólo los más de 170 mil víctimas, que hasta el momento ha cobrado tu sexenio; sino también las más de 300 mil que cobraron los gobiernos de Fox, Calderón y Peña. También las de la Guerra Sucia que, junto con Ayotzinapa, nunca resolviste.

Las atrocidades son deudas de Estado que se heredan. Dejas, con ello, un país más derruido y más capturado por el crimen organizado, la degradación moral, el odio, la impunidad, la inseguridad y la normalización del infierno. Eres la continuación de lo que decías despreciar y en realidad amabas.

¿Terminará contigo? Lo dudo, por desgracia. Tú —la voz de un partido bovino y plagado de arribistas, chapulines y corruptos— y la oposición —plagada de lo mismo— son iguales. Como tú, en la época en que gobernaron, intentaron ocultar, maquillar y relativizar la tragedia. Como tú, usaron y usan a las víctimas a conveniencia.

México no necesita una transformación. La tuya hizo más hondo el horror y el fracaso del Estado. Tampoco el regreso, como pretende la oposición, a un Estado de derecho que sólo existe en su imaginación. Necesita —se lo dijimos a Calderón y a los partidos en 2011 una refundación. Para lograrlo, sería necesario aceptar que México y sus instituciones están capturados por el crimen organizado y dañados moral y políticamente de manera grave, que no hay, por lo mismo, el suficiente Estado para descapturarlas y sanarlas, y que la única alternativa larga y dolorosa, pero con rumbo— es una política de Estado basada en la Justicia Transicional.

¿Quién, para usar el lenguaje de una de las candidatas, tendrá “los huevos” o los “ovarios” para llevarla a cabo y enfrentar al país con la horrible verdad que no nos hemos atrevido a mirar directamente, y con la inmensa justicia que nos debemos? Tú no los tuviste. Preferiste la traición y la complicidad con la muerte. Tampoco, parece, los tiene la clase política que pretende sucederte.

El centro de gravedad se perdió hace mucho y lo único que parece aguardamos son colas de personas que ilusoria y bovinamente irán, una vez más, a las urnas a convalidar a los nuevos administradores del infierno, en medio de la indefensión y de una violencia ascendente.

Adiós, Andrés. Que te vaya bien en un mundo de rehenes y condenados, si eso es posible, y que tus sueños, junto con los de la clase política, estén plagados de sus gritos. Espero no tener que volver a escribirte. Los mesías, los traidores, los mentirosos y los ilusos me repugnan».

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Avanza sobre México la sequía extrema

Publicado

el

Por

“Agua estructurada” reduce 50% el gasto y aumenta la producción en invernaderos

(Tercera y última parte)

Por: Cliserio E. Cedillo Godínez*


“Descubrimiento del Siglo”

Aunque oficialmente no se promueve el uso del agua estructurada, existen varias investigaciones de científicos reconocidos que la destacan como el “Descubrimiento del Siglo”, tal y como fuera en su tiempo la invención del transistor, las microondas, la telefonía celular, entre otras.

El agua estructurada es agua que ha sido sometida a un proceso que altera su estructura molecular, haciéndola más ordenada y coherente. Se cree que esta agua tiene propiedades beneficiosas únicas para la salud y el bienestar. Esta agua es conocida como agua viva o hexagonal.

Entre los métodos dados a conocer para estructurar el agua se cuenta la “Exposición a campos magnéticos fuertes que pueden alterar la alineación de las moléculas de agua, haciéndolas más ordenadas”.
De igual forma, la creación de vórtices en el agua puede ayudar a alinear las moléculas de agua y eliminar las impurezas. Otra técnica es utilizar las ondas ultrasónicas para romper los enlaces de hidrógeno entre las moléculas de agua, haciéndolas más móviles y ordenadas.

Entre las propiedades del agua estructurada, según científicos, se cuenta la “Mayor hidratación: El agua estructurada puede penetrar más fácilmente las membranas celulares, lo que lleva a una mejor hidratación; el agua estructurada puede transportar más fácilmente nutrientes a las células; tiene propiedades antioxidantes, el agua estructurada puede ayudar a neutralizar los radicales libres y proteger las células del daño oxidativo; mejor función cognitiva, puede mejorar la función cognitiva, la memoria y la concentración; el agua estructurada puede aumentar los niveles de energía y reducir la fatiga, afirma el ingeniero agrónomo Valentín Reyes, promotor de esta agua.

Evidencia científica
Actualmente, no hay evidencia científica concluyente que respalde todas las afirmaciones sobre los beneficios del agua estructurada. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que el agua estructurada puede tener ciertos beneficios, como una mejor hidratación y una mayor capacidad de transporte de nutrientes.

Sin embargo, la mejor evidencia de que mejora la eficiencia de la agricultura es la del propio Bulmaro Luna González, quien muestra orgulloso este avance tecnológico al que le encuentra varios beneficios, sobre todo el ahorro del 50% del agua, que tiene que comprar, para el riego de sus cultivos, cuanto y más en esta época en que la sequía avanza sobre México secando las presas y dejando en la miseria a miles de agricultores y ganaderos.


*Periodista con 49 años de experiencia como reportero especial en diarios nacionales y estatales, así como en jefaturas de información de noticieros de radio; director general de 5to Poder Periodismo ConSentido.

Compartir:
Continuar leyendo

Nacional

Avanza sobre México la sequía extrema

Publicado

el

Por

“Agua estructurada” reduce 50% el gasto y aumenta la producción en invernaderos

(Segunda Parte)

Por Cliserio E. Cedillo Godínez*

“Tuve que comprar mi pipa, no me quedó más remedio. Sin la pipa tal vez se salvarían las cosechas, pero no me quedaría ninguna utilidad y peor si el precio del jitomate baja, como ya ha sucedido”, explica. “Y es que para lograr la cosecha de jitomate de una hectárea se requieren entre 600 y 800 pipas, equivalente a un gasto de casi 500 mil pesos. Y es que tenemos que regar durante 10 meses cuando son cultivos de ciclo largo. Realmente la utilidad es muy poca, todo se va en la compra de agua y otros insumos”, dice.

Bulmaro es un poblano joven que regresó exitoso de trabajar de sol a sol en Estados Unidos. Según narra todo lo que ganó y ahorró lo ha invertido en sus tres invernaderos y la compra de su pipa. Cada invernadero de una hectárea tuvo un costo de casi un millón de pesos. Todo iba bien, hasta hace tres años las lluvias eran normales y mantenían las presas llenas. “Aquí en San Antonio hay varias presas de diferentes tamaños. Desde ahí bombeábamos el agua hasta nuestros invernaderos, pero hoy sólo hay suelos yermos, cuarteados y áridos donde hasta hace dos años había agua y hasta peces.

Agua estructurada, gran descubrimiento

Continúa Bulmaro en su explicación, mientras nos muestra emocionado sus cultivos de jitomate: “Mire hasta hace tres días nuestras plantas se veían tristes, como si no las regáramos. Sin embargo, para fortuna de muchos de nosotros fuimos a una demostración de tecnología agrícola en Santa María Zacatepec, Puebla. Allí conocimos al ingeniero Valentín Reyes (Tel. Cel. 595 107 98 68), quien nos explicó sobre el uso de agua estructurada, como una buena solución para ahorrar agua, acelerar el enraizamiento y crecimiento de nuestros cultivos, con una mayor producción, en este caso de jitomate, calabaza y pepino.

Aunque nos explicó varias veces qué es el agua estructurada, la verdad no entendemos, pero sí puedo asegurar que funciona. Para estructurar el agua nos trajo unos tubos, llenos de algo que no sabemos qué es, mismos que se sumergen en los tinacos, tengo tres tinacoss, dos de tres mil litros y uno de cuatro mil. Los tinacos los lleno con mi pipa y luego con esa agua ya estructurada, se riegan los cultivos y, para nuestra sorpresa, descubrimos que ahorramos la mitad del agua que normalmente necesitábamos, es decir alcanzamos a regar con la mitad del agua.

“Algo tiene esa agua, como que es más permeable, conserva más la humedad y hace que las plantas enraícen sin necesidad de enraizador, crezcan más rápido, que las flores se polinicen más rápido sin necesidad de abejorros, incluso hace que los pétalos caigan solos y dejen libres los frutos para su rápido desarrollo.  Es algo increíble, de la noche a la mañana se ven los cambios en las plantas”, asegura Bulmaro emocionado.

Continuará…

*Periodista con 48 años de experiencia y director general de 5to Poder Periodismo ConSentido.

Compartir:
Continuar leyendo

LAS + DESTACADAS

CONTACTO: contacto.5topoder@gmail.com
Tu opinión nos interesa. Envíanos tus comentarios o sugerencias a: multimediaquintopoder@gmail.com
© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo.