Conecta con nosotros

Opinión

López Obrador, un viejo lobo político

Publicado

el

“El Minotauro”

Por. Nicolás Durán de la Sierra

Viejo lobo en el arte de la política aún en los mares más difíciles, el presidente López Obrador presentó recién un paquete de 20 iniciativas a la cámara de diputados que, una vez aprobadas por la próxima legislatura, habrán modificado casi dos tercios de la carta magna con la que comenzó el sexenio, es decir que en la práctica este año tendríamos una constitución casi renovada.

Se trata de aritmética: con el paquete aprobado, más los 62 artículos ya reformados, serán 82 los nuevos títulos en vigor de los 136 que integran la carta magna; los casi dos tercios de que ya se habló. Aun si tan sólo pasaran diez de ellos, más de la mitad del texto enviado sería nuevo respecto del de diciembre del 2018, cuando el presidente entró en funciones.

Entregado el pasado 5 de febrero, fecha que conmemora la Constitución de 1917, el paquete de iniciativas, visto a grosso modo, por una parte blinda los logros de su gobierno, por ejemplo las pensiones, los montos de los salarios o los energéticos, mientras que por otra tiene reformas señuelo sujetas a discusión como las de orden judicial de difícil aprobación en el corto plazo.

Con todo, las reformas al poder judicial si bien señuelo por mediáticas y de dilatado debate, son necesarias ya que este poder requiere cambios de fondo que lo hagan servir a la justicia y la comunidad, a la vez que inhiban la venalidad de sus miembros… A cambio bien puede ir el que no de manera estricta se tenga que elegir por voto popular a sus ministros y poderes. Quid pro quo.

Tal sería una posible negociación.

Desde luego, estas iniciativas, que serían aprobadas por los legisladores que resulten electos el próximo junio, ya serán tuteladas por el gobierno de Claudia Sheinbaum, la próxima presidente. Si logran Morena y sus aliados la mayoría simple camaral, es posible que al menos diez de ellas pasen en el primer periodo legislativo, las del blindaje de los avances del sexenio que se va.

Viejo lobo de la política es López Obrador.

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Excesos que “matan” a los políticos

Publicado

el

Por

“Caminos del Mayab”

Por Martín G. Iglesias

Hace unas semanas, en mis constantes viajes al interior del Estado de Quintana Roo, los que combino con reuniones periodísticas con un grupo de bohemios dedicados a la escritura y la mayoría hemos publicado libros, novelas o recopilaciones de experiencia en este noble oficio del periodismo.

En una de esas mesas, hablamos sobre las familias políticas que fundaron todo el sistema para la convivencia de la sociedad quintanarroense, los nativos y los que llegaron de otras latitudes, éstos últimos en las décadas de los 70-2000 no tenían oportunidad de ascender a puestos de primer nivel, porque eran considerados “huachos”, o sea fuereños.

Pero eso cambió, y la primera camada de esos políticos y sus descendientes, fueron cediendo espacios en el gobierno estatal, en el municipal, en el Poder Judicial y en el Poder Legislativo, al grado de ser desplazados y estar ahora en el abandono político en su respectivo municipio, o retirados por decisión propia.

Por poner un ejemplo, los cozumeleños que fueron muy prolíferos en la política, principalmente en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hoy están quizá en “sueño”, y aunque sus opiniones aún pesan, prefieren guardar silencio. Menciono algunos como Pedro Joaquín Coldwell, que llegó a ser hasta Secretario de Estado; su hermana Ady que después de pasar a la oposición, estuvo activa unos años, luego se apagó. Luego Félix González Canto y su equipo donde estaba Salvador Rocha Vargas, Fredy Marrufo Martín, Adriana Teissier Zavala; Sara Latife, entre muchos otros.

En la segunda mitad de la década del 2000, ahí en Cozumel salió una dupla prometedora que no tuvo problemas para alcanzar la presidencia y la diputación local, Aurelio “Lito” Joaquín González y Fredy Marrufo Martín, quienes llegaron con todo el respaldo ciudadano, al grado de hablar del relevo generacional en la política quintanarroenses y futuros candidatos del gobierno del Estado, diputación federal o senaduría; pero los excesos de poder, la ambición y de todo tipo de dichos excesos acabaron con su respectiva carrera política y solo quedaron los recuerdos. Un ejemplo más es el de Roberto Borge Angulo.

Otro de los políticos prometedores, fue el panista Gustavo Ortega Joaquín, quien de haber cultivado su carrera, ya hubiese pasado por todos los cargos en los que estuvo su pariente Pedro Joaquín Coldwell. Las mujeres también incursionaron en puestos a nivel nacional, como Ady Joaquín, Sara Latife; recientemente Perla Tun Pech y Juanita Alonso Marrufo.

La plática de colegas nos llevó también a enhebrar la casta de políticos chetumaleños, pero que eso lo escribiré en otra ocasión. Solo quiero decir, que en esta década del 2020, nos hemos llevado cada sorpresa con los gobernantes en turno, quienes a no tener arraigo, prefieren llevar el dinero de sus honrosos sueldos a los lugares de origen, a invertir en su respectivo terruño, creando una nueva casta a las que yo he denominado “los piratas” de las política quintanarroense. Al tiempo…

SASCAB
Aunque presuntamente le han enviado “mensaje” intimidante al candidato de Movimiento Ciudadano (MC) a la presidencia municipal de Tulum, Jorge Portilla Mánica, hay un elemento que estos adversarios no consideran, la familiaridad y el paisanaje que tiene Portilla con los personajes más cercanos al presidente de México, Andrés Manuel López

Obrador.
Digo esto, porque parece que estoy viviendo un proceso electoral de los noventa, época de mis pininos como reportero en un medio de comunicación de Hermosillo, Sonora, donde era gobernador en ese entonces Manlio Flavio Beltrones.

En ese entonces, el poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI), aplastaba a la oposición a toda costa, quien no se alineaba lo mandaban a matar, desaparecían, lo enviaban a otro país, o en el menor de los casos, le creaban expedientes judiciales para encarcelarlo. No es de extrañarse que 30 años después, parece que la “película” está por repetirse, porque cambiaron las caras de quienes mandan en el país, pero las prácticas siguen siendo las mismas aplicadas por el otrora PRI. Ahí se las dejo…

Compartir:
Continuar leyendo

Opinión

¿Tu primera marcha en las calles?

Publicado

el

Por

“La Última Palabra”

Por: Jorge A. Martínez Lugo

  • • Las derechas no hacían lucha callejera desde el movimiento cristero de 1926 y cuando se conformó el PAN en el cardenismo.

Estamos viviendo en México un fenómeno novedoso; desde que ganó Andrés Manuel López Obrador la presidencia en 2018 y le puso nombre a los proyectos de nación: 1) neoliberal o conservador, impuesto en México desde el Consenso de Washington de 1989 y 2) el progresista o humanismo mexicano; uno de derecha y el otro de izquierda, hablando de manera muy esquemática.

En su discurso de toma de posesión, Amlo habló por primera vez de neoliberalismo en México, término que no se mencionaba. También volvió a hablar de ideologías, que supuestamente habían tenido su fin con la caída del muro de Berlín, el desmantelamiento de la Unión Soviética y el fin de la guerra fría.

La derecha en el poder con PRIAN, no tenía necesidad de marchar en las calles; la izquierda es la que lo venía haciendo antes y después de 1968. En México las marchas desaparecieron a partir de la primera gran ruptura del PRI en 1988, precisamente ante la adopción en México de las medidas económicas privatizadoras del mencionado Consenso de Washington y la imposición de las leyes del mercado.

PUNTO DE QUIEBRE
A partir de 2018, después de la parálisis por el shock ante el arrasador triunfo del lopezobradorismo, las derechas han visto la necesidad de emprender la lucha callejera, a la que tenían asco y que solo era conducta de comunistas y “nacos”.

Las marchas de las derechas que impulsa Claudio X. González en México, son un movimiento en formación que no se había visto en varias décadas porque las derechas no marchan tradicionalmente.

Han sido repelentes a la política callejera; las han calificado como expresiones de personas “revoltosas”. Por eso resulta interesante ver a las derechas tomar las calles y mostrar la indignación que les invade, al ver en el poder otro proyecto de nación, que desmantela el sistema que les daba confort.

¿CUÁNTOS Y QUIÉNES MARCHAN POR PRIMERA VEZ?
Entre las personas de derecha que protestan en las calles, muchas de ellas lo están haciendo por primera vez; nunca en su mente habían pensado en participar en marchas callejeras, a menos que fueran marchas light por el cambio climático, el aborto o algún otro tema que mereciera un pic-nic en las calles.

Las marchas actuales de las derechas ya tienen bandera política e ideológica: esto es un cambio. Las ideologías que supuestamente habían llegado a su fin en 1989, gozan de cabal salud y ahora tenemos en México dos proyectos de nación.

Las últimas marchas de la derecha en México se remontan hasta el movimiento cristero de 1926 y después también lo hicieron en el periodo de Lázaro Cárdenas, cuando se conformó el PAN, aunque no nació como un movimiento de calle, sino doctrinario y de auditorios básicamente, aunque sí se dieron algunas marchas.

Sin embargo, las marchas actuales de las derechas, aunque tienen un carácter ideológico, son expresiones políticas cuyas consignas no abanderan un proyecto de nación; están dirigidas contra una persona en la que descargan su inconformidad, porque “está destruyendo al país”.

¿VERGÜENZA NEOLIBERAL?
Los “ideólogos” de estas marchas se limitan a “defender” al INE y al poder Judicial, pero hasta el momento no han definido su proyecto de nación; parece que les da vergüenza reconocer en público su proyecto neoliberal.

Las derechas en México aún no se atreven a sostener que “la justicia social es una aberración”. Caso contrario al presidente Milei de Argentina, que grita a los cuatro vientos que quiere desaparecer al Estado.

¿QUÉ TAN PROFUNDO SERÁ EL CAMBIO EN MÉXICO?
Es tema sobre el que correrá mucha tinta, sobre todo ahora que se han subido al tren de la transformación, políticos impresentables del viejo régimen, representantes de la corrupción, ante el predominio pragmático que invade al morenismo en búsqueda del plan C.

Sin embargo, ya podemos hablar de un antes y un después; 2018 sí representó un cambio, no como en el año 2000, cuando el panismo traicionó el clamor popular que sacó al PRI de la presidencia, pero solo para convertirse en PRIAN. ¿El morenismo, se convertirá en Primor? Usted tiene la última palabra.

Compartir:
Continuar leyendo

LAS + DESTACADAS

CONTACTO: contacto.5topoder@gmail.com
Tu opinión nos interesa. Envíanos tus comentarios o sugerencias a: multimediaquintopoder@gmail.com
© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo.