Conecta con nosotros

Opinión

Desilusionó Andrés

Publicado

el

Opinión / Cicuta del Caribe LXXIV

• “López está poseído por el odio, el resentimiento y el revanchismo”
• Activistas piden terminar tren hasta Cancún y eliminar tramos 5,6 y 7
• México, séptimo del mundo con 24 mil hoteles y 854 mil habitaciones
• Hito mundial: reservas por encima de 2019, según datos de Amadeus
• Preocupación hotelera ante verano por falta de personal capacitado
• Litiga Aeroméxico favoritismo para AIFA; desafía a “ya saben quién”

Por: Carlos Águila Arreola

Hace ya casi cuatro años que Palacio Nacional está convertido en el escenario de un drama televisado: cada mañana, de lunes a viernes, el histrión usa su púlpito para promover su agenda y arremeter contra sus enemigos. Responde preguntas de reporteros “a modo”, de medios de comunicación poco conocidos, y selecciona a periodistas independientes e irritantes para condenarlos.

Diversos analistas políticos ya están dando la alarma sobre la preocupante retórica autoritaria de Andrés Manuel López Obrador y su retórica divisiva que ha definido su presidencia: intenta moralizar y engatusar al país, pero se esfuerza por diseñar reformas políticas cuestionables, y cuando los periodistas críticos cuestionan su historial, los ataca y socava su credibilidad.

No posee el valor de la dignidad: día con día despotrica, agrede, insulta, acusa, descalifica, demoniza, denosta, humilla y ultraja a quienes simplemente no comparten sus ideas. El señor López no es un hombre bueno, no es honesto; se comporta como un hombre frustrado, poseído por el odio y la amargura, el resentimiento y el revanchismo, sin importarle dañar a terceros o a la nación.

El discurso estridente y sus soluciones simples tienen rato de irritar. En 2021 criticó al Departamento de Estado de Estados Unidos por entrometerse en los asuntos internos de México —a él le sale requetebién, como con Colombia—, y luego menospreció al respetado grupo defensor de la libertad de expresión y de prensa Artículo 19 cuando reclamó por los asesinatos de periodistas.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, tuiteó: “Se nota que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador tiene problemas de derechos humanos cuando resucita la doctrina troglodita de no comentar sobre los derechos humanos de otros países. Ese es el recurso de los dictadores”.

López Obrador no se ve a sí mismo como un autócrata, sino como un salvador que, por sí solo, está llevando a cabo una transformación histórica del gobierno, la economía y la sociedad de México… la mayoría de mexicanos creía lo mismo en 2018; tres años después, hoy, cada vez más personas de mi entorno se arrepienten de haber votado por el tabasqueño… las motivaciones son obvias.

Decepcionó por mentiroso: no acabó con la pobreza; en vez de eso, da dádivas y aplica políticas clientelares para obtener beneficios políticos; tampoco acabó con la corrupción… su entorno son unas arenas movedizas que quien se acerca termina atascado, pero sigue oponiéndose testarudamente a que su gobierno rinda cuentas sobre el uso particular del dinero público.

En la izquierda hay mucho descontento con la deriva autoritaria del gobierno, con su carácter autocrático, la fractura del principio de la división de poderes, con la militarización, con la política de odio que ha dividido a México y que, inevitablemente, dejará hondas heridas en el cuerpo social.

“Me equivoqué y nos equivocamos quienes pensamos que López Obrador era de izquierda. Hoy es perfectamente visible que su inspiración principal proviene del viejo PRI: de allí sus políticas clientelistas, sus ideas nacionalistas, su proteccionismo económico, su autoritarismo, sus ideas estatistas y su pragmatismo egocéntrico”, contó un amigo cercano.

En retrospectiva, es fácil ver que las ideas esenciales de la conducta política obradorista las extrajo de sus años de militancia priista y que su vinculación con la izquierda fue producto de un afán oportunista jaloneado por intereses políticos concretos; “Nunca ha mostrado los valores éticos que inspiran a la izquierda socialdemócrata”, vierte el mismo personaje.

Intolerable
En su libro “El mesías mexicano”, el historiador George Grayson explica: “Si bien los elementos del populismo aplican a López Obrador, él es de hecho un «mesías» político (que cree que) la justicia de su causa lo inmuniza del escrutinio y los ataques”, justo eso es lo que cree respecto a sus caprichos: el aeropuerto de Santa Lucía, Dos Bocas y el polémico Tren Maya.

La trágica ironía para López Obrador, es que son los periodistas de Animal Político, Nexos, Proceso y otros sitios, revistas y periódicos los que ayudaron a desvelar una conciencia sin precedentes sobre corrupción política, desigualdad, violencia y otros problemas, investigaciones de las que es tan cauteloso ahora, y que fomentaron la ola de frustración popular que empujó a elegirlo.

Transparencia Internacional ubica a México entre los países con peores problemas de corrupción —bandera preferida de su alteza pequeñísima—, en el lugar 124 detrás de Bolivia, Pakistán, Ucrania y Sierra Leona. El mexicano se ha vuelto cada vez más consciente y frustrado por los tratos corruptos entre la estrecha oligarquía de multimillonarios mexicanos y la clase política.

Desafortunadamente para México, a la mitad de su mandato de seis años, López Obrador se ha centrado más en la autopromoción que en abordar los problemas que prometió acabar. En promedio, sus peroratas matutinas contienen 80 mentiras, hace relaciones públicas para sus proyectos y nuevamente busca establecer relación directa con los votantes.

Como otros populistas, sigue un libro de jugadas autoritario cuando adopta un severo discurso de “con nosotros o contra nosotros” que sofoca el debate y marca a todos los disidentes no solo como incorrectos, sino ilegítimos e indignos de participar en el discurso público. López

No tolera las críticas de feministas, ambientalistas, activistas de derechos humanos y medios. Después de todo, solo un mesías puede afirmar que tiene el control de la verdad; algunas, o muchas de sus luchas se pueden atribuir a la arrogancia, la incompetencia, ignorancia o inexperiencia, pero lo preocupante es que exige adulación y conformidad de sus aliados y simpatizantes.

Muestra poco interés en aprender de sus errores. Como líder, tiene un enfoque implacable e inquebrantable en la consolidación del poder y poca ambición por ejercer el poder que ya tiene, y elige enfurecerse en lugar de comprometerse. Tres años y medio después de que fue elegido para una histórica presidencia, sigue en campaña en lugar de gobernar.

México descubrirá si su fanfarronada autoritaria es simplemente una táctica retórica, o una advertencia sobre sus ambiciones antidemocráticas. México comenzará a ver si Andrés Manuel López Obrador aspira a ser el próximo autócrata de América Latina, o simplemente se contenta con seguir interpretando a uno en la televisión.

Mientras tanto, durante la videoconferencia “La verdadera seguridad nacional es cuidar nuestro patrimonio biocultural”, científicos, académicos, activistas, abogados y sociedad civil reiteraron que no están contra el proyecto, sino como se realiza por la destrucción de la selva maya y su acuífero

El movimiento “Sélvame del Tren” y decenas de colectivos que lo conforman dicen a Tartufo “que continúe con el tren pero hasta Cancún, no el tramo cinco, ni el seis ni el siete… inaugúralo hasta ahí presidente, pero que no continúen los otros tramos porque será un tren sin destino que obligará a migrar porque no va a haber agua en el corto plazo, y hay evidencia científica.

“Esto es una preocupación legítima por la preservación de la selva, el acuífero maya, la belleza de toda la península y sin duda la calidad de vida de la gente que habita la región porque depende del turismo, que viene por los cenotes, que están riesgo si se sigue construyendo ese megaproyecto, que además no cumple con la ley ambiental, la está destrizando”, sostienen los denunciantes,

Menudencias
La hotelería es como la columna vertebral del turismo en México por la inversión, las divisas y el empleo que genera, pero además el país ocupa la séptima posición en infraestructura a nivel mundial con 24 mil hoteles y 854 mil cuartos, de acuerdo con la Secretaría de Turismo (Sectur); el porcentaje de ocupación total de 70 destinos monitoreados de enero a abril fue de 52.8 por ciento, 22.7 por encima de 2021 durante el mismo periodo, según los resultados del monitoreo hotelero del sistema DataTur.

Todo hace prever que habrá un verano turístico similar al de 2019 a nivel mundial, según los datos del software Amadeus —programa informático para gestionar y facilitar reservaciones de vuelos—, las reservas hoteleras están por previo a la pandemia, con cifras de ocupación de 63 por ciento en mayo, tres puntos más respecto al mismo periodo prepandemia. Los meses de junio, julio y agosto están a uno por ciento de los niveles de 2019.

El sector hotelero del Caribe mexicano aún no resuelve la falta de personal suficiente y capacitado para atender la alta ocupación que se espera para verano, incluso con sobreventas, y la hotelería organizada de la región ya prepara dos ferias de empleo para reclutar colaboradores, principalmente personal de cocina, camaristas, mantenimiento, administración y seguridad. Recientemente se realizó una oferta de 400 vacantes.

Aeroméxico impugnó la reducción de 61 a 49 operaciones por hora en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), ordenada por “ya saben quién” tras la apertura de su aeropuerto. La orden es llevar más vuelos a su terminal. La aerolínea también impugnó la Declaratoria de Saturación de las dos terminales, publicada por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) el 3 de marzo, 18 días antes de la inauguración del Felipe Ángeles.

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Ejército listo: Mara

Publicado

el

Opinión / Visión Periférica

Por: Cliserio E. Cedillo G.

Llama mucho la atención el mensaje que dirigió Mara Lezama a los coahuilenses el domingo pasado, durante la Asamblea Informativa “Unidad y Movilización para que siga la transformación”. Entre otras cosas dijo que Morena tiene los cuadros, los perfiles y el “ejército listo” para lograr la transformación”.

Es cierto que el Ejército participa activamente en el diseño, construcción y operación de las grandes obras sexenales que, definitivamente, son parte de la transformación anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero ese mensaje de la gobernadora electa de Quintana Roo abre muchas expectativas y deja mucho a la imaginación.

Sin embargo, para no especular diremos que esa forma de hablar es mucho al estilo de López Obrador, pero trae a nuestra mente el nombre de un gran político, médico de profesión, fundador del Pentatlón Deportivo Militar Universitario, institución que se propuso formar a los jóvenes mediante la práctica del deporte y la afirmación de la conciencia cívica.

Entre otros cargos, el doctor Jiménez Cantú trabajó en el Hospital de Jesús y dio clases en instituciones de enseñanza superior. Fue secretario de organización de la Campaña Nacional de Construcción de Escuelas (1948-1951). Fungió como jefe de los Servicios Médicos de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas entre 1952 y 1957. En ese lapso se le designó consejero del Instituto Nacional de la Juventud (Injuve).

De igual forma, promovió la organización de la población rural y citadina en brigadas de trabajo voluntario, a los que se les denominó los “Ejércitos del Trabajo”, esto siendo gobernador del Estado de México entre 1976 y 1981. Fue promotor de la construcción de graneros en los pueblos al desempeñarse como secretario general de la Comisión Promotora de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), mientras que, entre 1970-1975, realizó una encomiable labor como secretario de Salubridad y Asistencia en el gabinete del presidente Luis Echeverría.


Cuando Mara Lezama habla de que se tiene listo al ejército para lograr la transformación, de inmediato vino a nuestra mente el recuerdo de “los Ejércitos del Trabajo” creados por Jorge Jiménez Cantú, como gobernador del Estado de México entre 1975 y 1981. Un programa realmente transformador que, como subdirector general del Ayuntamiento de Tlalnepantla, durante el gobierno municipal de Cuauhtémoc Sánchez Barrales, pudimos constatar.


Y es que no hubo un solo pueblo de los 121 municipios del Estado de México, en aquel tiempo, que no sufriera el cambio transformador: se instalaron redes de agua potable y drenaje; se construyeron banquetas y guarniciones; se arreglaron caminos y pintaron fachadas, se crearon parques y jardines… los pueblos se transformaron. Recuerdo que los gobiernos estatal y municipales aportaban la asesoría técnica y los materiales, mientras que hombres, mujeres y niños ponían la mano de obra.

Fue un programa súper exitoso como no lo he vuelto a ver desde entonces. Los mensajes de los alcaldes se basaban en que: “el cambio debe ser ahora. No esperen a que el gobierno haga todo, porque entonces la transformación tardará mucho o quizás nunca llegue. Hagámoslo nosotros ya. Es por nuestro bienestar y el de nuestros hijos…


Esperemos que a este ejército se refiera Mara Lezama, tiene el liderazgo para guiar la fuerza y las conciencias, lo mismo que la Cuarta Transformación como bandera… ¿Por qué no?

Compartir:
Continuar leyendo

LAS + DESTACADAS

© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo. CONTACTO: informaqp@gmail.com