Conecta con nosotros

Opinión

Inteligencia Vs. hampa

Publicado

el

Opinión / Visión Periférica

Por: Cliserio E. Cedillo Godínez

Muy preocupante es la inseguridad en Cancún, pero también es alentador que la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo (SSPQR) admita que “se ha registra un incremento de atentados en contra de bares y restaurantes localizados en ese destino turístico, de los más importantes del mundo. Y es que para hacer frente al crimen organizado se requiere empezar por reconocerlo para hacerle frente con inteligencia, estrategia y oportunidad.

Es cierto, no es nada fácil enfrentar a este cáncer social cuya acción en Cancún, Playa del Carmen y Tulum se convierten sin duda en un atentado contra toda la sociedad quintanarroense, pues todos, directa o indirectamente, dependemos del turismo y cualquier señal negativa en su contra nos pega a todos.

Según la SSPQR el recrudecimiento de la acción delincuencial en Cancún es causa de la escisión de liderazgos del Cártel de Sinaloa, que se encuentran en pugna por “el control de la plaza”. Sin embargo, esa guerra intestina nos perjudica a todos porque ahonda en la inseguridad, desalienta la llegada del turismo y con ello frena las buenas intenciones de invertir en el estado y, sobre todo, está dejando en la ruina a decenas de negocios, pues por unos pagamos todos.

Qué bueno que se anuncie una nueva estrategia, con base en 10 lineamientos, que pone en práctica el Grupo de Construcción para la Paz y la Seguridad. La solución de este grave problema, hay que reconocer, no es fácil, según informes de la misma corporación este domingo mataron a un empleado de seguridad, dentro del restaurante Los Aguachiles, sobre la avenida Nichupté, en la Supermanzana 17, en la ciudad de Cancún y dejaron un mensaje amenazante a un costado del cuerpo.

El pasado seis de mayo mataron a una persona e hirieron a seis, durante un ataque simultáneo a dos bares en la avenida Kabah y, una noche antes otro par de establecimientos también fueron atacados sin que hubiera heridos, en la Región 94. Es una situación grave, tan seria que resulta hilarante la frase del presidente Andrés Manuel López Obrador de “abrazos no balazos”, pues esta es una realidad y no el teatro, como dijeran los Cómicos de la Legua.

Si hay avances en la lucha contra el hampa, que nos hace rectificar sobre lo que decíamos hace unas semanas atrás: “da la impresión que los cuerpos de seguridad, todos, federales, estatales y municipales esperaran que en una especie de selección natural se acabaran entre si los diferentes grupos del crimen organizado, lo que seguro no sucederá nunca y, en cambio, se pone en riesgo a inocentes infortunados que son alcanzados por las balas.

Según Lucio Hernández, titular de la Secretaría de Seguridad Pública del estado (SSP), “los reportes de inteligencia concluyen que los probables responsables de los ataques a diversos establecimientos de este giro, en la ciudad, son dos personas identificadas como Francisco Alberto “N”, alias “Guachi” y Héctor Elías o Luis Rey “N”, alias “El 15” o “El Pantera”.

Esas personas, según el jefe policiaco, son dos grandes enemigos de Quintana Roo, ya que “pretenden tener el control de la denominada plaza para hacer sus actividades delictivas”. La captura de ambos, dice, es un objetivo “específico y primordial” y mencionó que, aunque el “Guachi” ha estado ya en el Centro de Readaptación Social (Cereso), se encuentra libre actualmente.

Esperamos que la estrategia de las diez líneas de acción realmente funcione, pues es la respuesta de SSPQR a la convocatoria del gobernador Carlos Joaquín de buscar una solución real, clara y precisa: se trata de fomentar la denuncia anónima que permita elaborar mapas de riesgo frente a la extorsión, el secuestro y narcomenudeo, además de revisiones estrictas a vehículos y motocicletas. Confiemos en que funcionará, pues “no hay peor lucha que lo que no se hace”.

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

Ejército listo: Mara

Publicado

el

Opinión / Visión Periférica

Por: Cliserio E. Cedillo G.

Llama mucho la atención el mensaje que dirigió Mara Lezama a los coahuilenses el domingo pasado, durante la Asamblea Informativa “Unidad y Movilización para que siga la transformación”. Entre otras cosas dijo que Morena tiene los cuadros, los perfiles y el “ejército listo” para lograr la transformación”.

Es cierto que el Ejército participa activamente en el diseño, construcción y operación de las grandes obras sexenales que, definitivamente, son parte de la transformación anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero ese mensaje de la gobernadora electa de Quintana Roo abre muchas expectativas y deja mucho a la imaginación.

Sin embargo, para no especular diremos que esa forma de hablar es mucho al estilo de López Obrador, pero trae a nuestra mente el nombre de un gran político, médico de profesión, fundador del Pentatlón Deportivo Militar Universitario, institución que se propuso formar a los jóvenes mediante la práctica del deporte y la afirmación de la conciencia cívica.

Entre otros cargos, el doctor Jiménez Cantú trabajó en el Hospital de Jesús y dio clases en instituciones de enseñanza superior. Fue secretario de organización de la Campaña Nacional de Construcción de Escuelas (1948-1951). Fungió como jefe de los Servicios Médicos de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas entre 1952 y 1957. En ese lapso se le designó consejero del Instituto Nacional de la Juventud (Injuve).

De igual forma, promovió la organización de la población rural y citadina en brigadas de trabajo voluntario, a los que se les denominó los “Ejércitos del Trabajo”, esto siendo gobernador del Estado de México entre 1976 y 1981. Fue promotor de la construcción de graneros en los pueblos al desempeñarse como secretario general de la Comisión Promotora de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), mientras que, entre 1970-1975, realizó una encomiable labor como secretario de Salubridad y Asistencia en el gabinete del presidente Luis Echeverría.


Cuando Mara Lezama habla de que se tiene listo al ejército para lograr la transformación, de inmediato vino a nuestra mente el recuerdo de “los Ejércitos del Trabajo” creados por Jorge Jiménez Cantú, como gobernador del Estado de México entre 1975 y 1981. Un programa realmente transformador que, como subdirector general del Ayuntamiento de Tlalnepantla, durante el gobierno municipal de Cuauhtémoc Sánchez Barrales, pudimos constatar.


Y es que no hubo un solo pueblo de los 121 municipios del Estado de México, en aquel tiempo, que no sufriera el cambio transformador: se instalaron redes de agua potable y drenaje; se construyeron banquetas y guarniciones; se arreglaron caminos y pintaron fachadas, se crearon parques y jardines… los pueblos se transformaron. Recuerdo que los gobiernos estatal y municipales aportaban la asesoría técnica y los materiales, mientras que hombres, mujeres y niños ponían la mano de obra.

Fue un programa súper exitoso como no lo he vuelto a ver desde entonces. Los mensajes de los alcaldes se basaban en que: “el cambio debe ser ahora. No esperen a que el gobierno haga todo, porque entonces la transformación tardará mucho o quizás nunca llegue. Hagámoslo nosotros ya. Es por nuestro bienestar y el de nuestros hijos…


Esperemos que a este ejército se refiera Mara Lezama, tiene el liderazgo para guiar la fuerza y las conciencias, lo mismo que la Cuarta Transformación como bandera… ¿Por qué no?

Compartir:
Continuar leyendo

LAS + DESTACADAS

© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo. CONTACTO: informaqp@gmail.com