Conecta con nosotros

Cancún

Alerta ecológica por presencia de “pez diablo” en Bacalar

Publicado

el

CANCÚN, 23 DE ENERO.- Ante la creciente presencia de “pez diablo” en los caudales del río Hondo y la bahía de Chetumal, autoridades e investigadores del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) lanzaron una alerta ecológica para proteger a la laguna de Bacalar, debido a que el equilibrio ecológico de la zona “está cada vez en mayor riesgo”.

“No se ha reproducido como creíamos y con recursos del Fondo Mundial para la Naturaleza trabajamos con ‘Amigos de Sian Ka’an’ para controlar la plaga que, de reproducirse a gran escala, mataría los ecosistemas del río Hondo y la laguna de Bacalar”, dijo Juan Jacobo Schmitter, investigador del Ecosur, quien sostuvo que el equilibrio ecológico está en riesgo

El pez diablo, cuyo nombre científico es Hypostomus Plecostomus y proviene del río Amazonas, debe su nombre al apoderarse del ecosistema de la presa El Infiernillo, en Michoacán, y “está convertido en una seria amenaza para los ecosistemas acuáticos del Sureste porque exterminan la flora y la fauna”, advierten especialistas y autoridades.

Las zonas lacustres del municipio de Bacalar, llenas de humedales, formas prehistóricas e innumerables especies endémicas, está cada vez en mayor riesgo, y “si no hacemos algo inmediatamente, en cinco o 10 años, el pez se va a establecer y entonces será muy difícil erradicarlo”, alertó el investigador.

En ríos y lagos, el pez diablo se comporta como tal: como no tiene depredadores naturales, ha desplazado a especies nativas, lo que es un serio riesgo no sólo para la ecología, sino para la sobrevivencia de miles de pescadores

Al respecto, el secretario de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) Alfredo Arellano Guillermo, reconoció que ese pez mantiene en riesgo las especies comestibles marinas del sur de Quintana Roo al ser un carnívoro muy agresivo que no tiene competidores.

“Es una especie que ha invadido ya la mayor parte de los ríos y lagos del país y la entidad, y cuyo control es muy complicado. Estamos monitoreando su presencia en el río Hondo y esperemos que no llegue… que sepa no hay registros en la laguna de Los Siete Colores, y en la medida que se pueda evitar será benéfico para todos.”

Jacobo Schmitter explicó que el impacto es cada vez más negativo en los ecosistemas regionales, agravando la afectación en el río Hondo, que es frontera natural con Belice, y añadió que se ha cambiado la estrategia de contención.

“El objetivo es evitar que ingrese a la laguna de Bacalar, donde están los prehistóricos estromatolitos –estructuras estratificadas formadas por la captura y fijación de partículas carbonatadas por parte de cianobacterias en aguas someras– porque podrían dañarse irreversiblemente”, advirtió el catedrático.

Detalló que el pez diablo erosiona las orillas, disminuye la sedimentación, la anidación, los huevecillos y la población de peces locales, y consideró que la Red de Alerta Temprana establecida debe ser de control comunitario. La tarea que sigue es mantener a la población de especies nativas, es conveniente pescarlo”.

Como otras especies invasoras, el pez diablo llegó a México con el llamado efecto Nemo, en alusión a la película de Disney: aficionados a la cría de peces de ornato los importaron de Sudamérica para aprovechar algunas de sus habilidades.

La especie suele alimentarse de algas y desechos de comida, por lo cual muchos le llaman limpiapeceras; el problema es que, al crecer, muchas personas los abandonan en ríos o lagos y eso causa su diseminación.

El Hypostomus Plecostomus se adapta con facilidad, explica el académico, pues a diferencia de otras especies es “muy paternalista”; es decir, cuida que sobrevivan la mayoría de los huevecillos que deposita la hembra, y esa costumbre también es un riesgo porque protege celosamente su territorio, lo que impide desovar a otras especies.

Además, busca su alimento en el lecho de ríos y lagos, y con frecuencia consume también los huevecillos de otros peces como bagres y tilapias. Así, en poco tiempo, sólo las crías del Plecostomus sobreviven, y un factor adicional es que su depredador natural, el cocodrilo, sólo habita en algunas regiones.

Y el ser humano, su principal enemigo, también está ausente: el pez diablo aún no está en la dieta de los mexicanos en forma generalizada, como ocurre en Sudamérica, aunque hace dos años estudiantes de la Universidad del Caribe organizan un festival gastronómico cuyos platillos se basan en la carne de la polémica especie.

El investigador recordó que la especie fue descubierta en Belice en 2013; al año siguiente en La Unión –494 kilómetros al sur, localidad perteneciente al municipio de Othón Pompeyo Blanco–, cuando los ejemplares se capturaban en forma esporádica; sin embargo, aumentó en forma significativa.  Por Carlos Águila Arreola

Compartir:
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancún

Festival Gastronómico del Caribe Mexicano en Puerto Juárez atrajo a más de 2 mil personas

Publicado

el

Cancún.- EI Festival Gastronómico del Caribe Mexicano, en Puerto Juárez, cumplió con la expectativa el pasado fin de semana, al atraer a poco más de dos mil personas.

Organizado por el Comité de Fomento a la Gastronomía en Quintana Roo, el evento fue una importante muestra de la gastronomía, cultura y artesanías.

El festival tuvo como chefs invitados a Marcy Bezaleel, Ariana Morales, David Sánchez, Juan Manuel Carvajal, Octavio Santiago, Ignacio del Río, Arturo Acevedo, Armando Alvarado, Luis Centeno, Roberto Reta, Roberto Polanco, Jaime Rocha, Diana Bueno y la cocinera tradicional Rubí Cocom.

El programa contó con 18 experiencias gastronómicas en la que los chefs convocados compartieron diversos estilos, técnicas, ingredientes y sabores representativos de Quintana Roo para disfrute de los asistentes, que también tuvieron la oportunidad de pasar un rato entretenido con los diferentes grupos artísticos locales.

De acuerdo con datos preliminares de la Secretaría de Turismo, el festival atrajo a más de dos mil personas en ambos días, y generó una derrama de 650 mil pesos.

“Este evento mostró la riqueza y diversidad de la cocina del Caribe Mexicano y la calidad en la hospitalidad que nos caracteriza, como el principal destino turístico de México”, dijo Bernardo Cueto Riestra, secretario de Turismo de Quintana Roo.

Compartir:
Continuar leyendo

LAS + DESTACADAS

© 2020 Todos los registros reservados. 5to Poder Periodismo ConSentido Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier uso de los contenidos sin permiso previo. CONTACTO: informaqp@gmail.com